Mejores reflexiones del 2018 en mis Redes Sociales

Esta entra del Blog resulta especial porque recoge  una buena parte de los artículos, textos, reflexiones y publicaciones que he ido realizando a través de mis Redes Sociales en este año que termina 20918. Te invito a leerlas de manera reflexiva y, si te gustan, me sigas en mis otras Redes Sociales: InstagramFacebook.

También te invito a que te pases por mi canal de YOUTUBE: Psicomanía | Herramientas de calidad.

Trata de vivir en el presente. Como si fuese tu casa, tu ciudad, tu país. ¿Acaso sabes cuánto tiempo vas a vivir? Porque, ¿sabes qué? tenemos fecha de caducidad. Por lo tanto, vivir angustiados por cosas que pasaron o que no sucedieron, por aquello que creemos que podría pasar o por todos los ¿y si…? que nos llenan la cabeza de rumiaciones y preocupaciones, es el mayor error que podemos cometer en esta breve vida. Porque el verdadero error es irnos a la tumba sin haber vivido nuestros sueños. Piénsalo por un momento, ¿cuántos sueños dejas de lograr por un ¿y si sucede lo peor? o por un pensamiento rumiativo que te corta las alas. El cementerio está lleno de personas que tuvieron sueños, metas y objetivos, pero que renunciaron a ellos por miedo. El director de tu vida eres tú no tus pensamientos. Porque no existen fronteras más grandes que las mentales. Así que dale al botón de pausa, respira y entiende que estás “aquí y ahora”, y pon los cinco sentidos en este preciso momento. Ser consciente de que el presente es lo único que importa y de que todo tiene una fecha de caducidad, nos ayuda a valorar lo que tenemos y nos anima a perseguir nuestros sueños. Así que haz algo más que decir Feliz Año Nuevo y haz aquellas cosas que te van a hacer VIVIR un año verdaderamente pleno. Deja de sobrevivir y comienza a vivir.

A lo largo de una vida hay sucesos que, a modo de bisagra, constituyen un antes y un después, situaciones a partir de las cuales algo cambió para siempre. Son eventos significativos, imprescindibles, aquellos que no podrían faltar a la hora de escribir muestra autobiografía. Acontecimientos que de alguna manera nos definen. Felices o dolorosos, algo los vuelven significativos. Las palabras del maestro en un momento clave, la experiencia de un viaje revelador, la primera vez que escuchamos aquella canción o sostuvimos en nuestras manos un libro inolvidable, el sonido amplificado de los latidos del corazón de nuestro bebé en la sala de ecografías, la última vez que abrazamos a alguien querido, el instante justo en el que tomamos una decisión importante.

Lejos de ser un componente más de la experiencia, la emoción unida a esos momentos constituye su esencia. Es su intensidad emocional, alta o baja, la que los vuelve memorables, no su valencia, (agradable o desagradable). Recordamos con más profusión de detalles los sucesos emocionalmente significativos que los hechos rutinarios con baja implicación emocional.

Nuestra memoria articula el recuerdo de los hechos autobiográficos transformandolos en algo más que una prolija sucesión de hechos vividos: constituyen nuestra historia. Despojados de esas experiencias definitorias de nuestra vida, ¿seríamos los mismos? De no haber ocurrido ese viaje, ese abrazo, esas palabras, ¿nuestra vida había sido la misma? Los hechos significativos no están aislados unos de otros, clausurados en sí mismos, huérfanos de vínculos entre sí. Justamente son significativos en función de una trama biográfica más amplia que los contiene, que los otorga consistencia y sentido. De tal forma, los recuerdos de hechos vividos no se construyen en el vacío, no son experiencias desnudas reproducidas mentalmente en cadena, siguiendo un orden cronológico, sino que permanecen impregnadas de emociones.

Huye de la tiranía del pensamiento positivo. Tu vida no va a mejorar por pensar en positivo siempre. Al contrario. Eso no es posible y te vas a frustrar. Eres lo que haces. Y puedes hacer lo que quieras independientemente de lo que piensas o sientas. Luchar contra los pensamientos negativos es otorgarles demasiado poder, alimentarlos demasiado. Y si te ha sucedido algo malo, tienes que sentirte mal, es lo sano, luchar contra esa emoción (“es que yo no quiero sentirme así”) solo aumentará tu malestar. Pienses como pienses o sientas lo que sientas, sigue tu camino. Os dejo una metáfora que utilizamos en Terapia de Aceptación y Compromiso que refleja esto que he escrito e invita a la reflexión.

‘Metáfora de la lucha contra el monstruo’.

Tu problema (ansiedad, preocupación, recuerdos, culpabilidad, pensamientos negativos…) se parece a una persona que estuviese unida a un monstruo por una cuerda y con un foso entre ambos. Mientras el monstruo está tranquilo, dormido, tumbado, esa persona no puede verlo, pero en cuanto se despierta se hace insoportable, insufrible, y esa persona tira de la cuerda para conseguir tirar al monstruo al foso. A veces parece que se calma al tirar de la cuerda, como si se diera por vencido, pero lo que ocurre a la larga es que cuanto más tira esa persona, más próxima está del filo del foso y, por el contrario, más grande, fuerte y amenazante está haciéndose el monstruo. Así la situación es que esa persona tiene que estar pendiente constantemente de si el monstruo se levanta para tirar de la cuerda y, además, cuando ella tira el monstruo también lo hace, lo que a veces lleva a que ella esté al borde del abismo. Y mientras, su vida se limita a estar pendiente de la cuerda.  A esa persona le gustaría no estar atado al monstruo, pero eso no es algo que pueda cambiarse, de manera que se plantea qué puede hacer basado en su experiencia. Una posibilidad para hacer su vida es soltar la cuerda y ver al monstruo. Otra que su vida se limite a estar pendiente de la cuerda.

Muchas veces no podemos cambiar situaciones que nos hacen daño y ya no dependen de nosotros. No obstante, como propone Frankl, es en ese momento cuando tenemos la posibilidad de trabajar para cambiar personalmente, para potenciar nuestras herramientas personales, para soltar aquello que nos hace daño, para liberar tu propio proceso de cambio. Y tú, ¿quieres ser víctima o protagonista de tu vida?

Quiero recordarte que también puedes acceder a mis servicios profesionales a través de la terapia psicológica online mediante videoconferencia. Esto te ofrece la posibilidad de realizar una consulta o intervención psicológica desde tu casa. La terapia online se rige por los mismos principios éticos, deontológicos y de calidad asistencial que la terapia presencial en consulta, compartiendo la misma evaluación e intervención psicológica.

Mi trabajo se lleva acabo atendiendo al Código Deontológico del Psicólogo, que regula los valores y la ética profesional de los servicios ofrecidos. Considero imprescindible contar con unas habilidades personales y profesionales que favorezcan un clima de empatía, confianza y entendimiento con el paciente en la consulta. Entre ellas destaco el compromiso ético, la capacidad para mantenerme actualizado, las habilidades interpersonales, el trabajo responsable, el respeto sin la emisión de juicios de valor, la adaptación a nuevas situaciones y el interés por la calidad de mi propio trabajo.

Psicólogo Valladolid Consulta

Hay muchísimas ocasiones en las que las circunstancias que nos rodean no nos ayudan. Problemas con la familia, problemas de pareja, situaciones complicadas en el trabajo, ese amigo con el que hemos discutido… Sin embargo, existe una clave fundamental a la hora de afrontar todos los problemas en particular y la vida en general, tus creencias y tu actitud. Si estas creencias son limitantes, si dudas de tus propias capacidades, estás perdido. El miedo que vamos a sentir nos imposibilitará tomar decisiones y resolver problemas.

Háblate bien, empieza a decirte que eres capaz de hacerlo, que puedes conseguirlo, que vales muchísimo, que te mereces ser feliz… cuídate, pues una buena autoestima es fundamental para tener pensamientos y emociones adaptados. Tienes la maravillosa capacidad de adaptarte aquello que quieras, puedes recuperarte y salir fortalecido ante la adversidad, lo que llamamos resiliencia. Acepta lo que no depende de ti, y dedica tus recursos a aquello que sí que depende de ti.

La felicidad no consiste en tener, se trata de ser, de experimentar, de exprimir momentos como si no hubiera mañana. La felicidad habla de disfrutar del camino, a pesar de las piedras que nos vamos a encontrar mientras lo recorremos. Si eres capaz de aceptar esas piedras, tendrás la preciosa capacidad de maravillarte con cada uno de los momentos que vayas construyendo al recorrer ese camino. Entiende que las emociones son todas necesarias. Si te niegas a experimentar frustración, tristeza, miedo, ansiedad, etc, no podrás ser feliz porque te pasarás la vida luchando contra ellas para que no aparezcan, pendiente de esas piedras. Porque la alegría se multiplica en el momento en el que entendemos y aceptamos que la tristeza es necesaria.

Felicidad

Durante el día de ayer realicé una encuesta. La pregunta era sencilla, clara y directa. ¿Te gusta la Navidad? Muchos votos. ¿Los resultados? Un 70% votó SI y un 30% respondió NO. Resultados significativos, teniendo en cuenta que desde hace un mes los supermercados empiezan a bombardear con dulces, turrones y calendarios de adviento. ¿Y si sales a la calle? Hay más adornos que seres humanos, un festival de luces que compite entre ciudades a ver quién las tiene más grandes y epilépticas. ¿Y si navegas por Instagram? Más de lo mismo, si normalmente es la red social del postureo y la superficialidad, del todo es maravilloso y los lunes son el mejor día del mundo, puedes hacerte una idea de lo que se va a mostrar en Navidad. Para unos es un época cargada de ilusión, de esperanza, de emociones bonitas… Para otros, es una época de imposiciones, de agobios, de estrés, de tristeza, de tener que forzarse, de querer que pase rápido en el calendario, de gastos, de poner buena cara ante quienes no nos apetece.

¿Quieres unos consejos para que no se te vaya de las manos? De acuerdo, aquí van: – Sé coherente. No hagas aquello que no quieras solo porque es lo convenido. –
– No gastes más de lo necesario. Haz una lista y ten autocontrol.
– Si has tenido ausencias de seres queridos, recuérdales, no te lo niegues.
– No te dejes llevar por comilonas obligadas, continúa con tus hábitos alimentarios y deportivos del resto del año. Que ciertas fechas no te los tiren abajo.
– Sigue buscando aquellos pequeños momentos que te hacen feliz. Constrúyelos.

¿No te gusta la Navidad? Recuerda que no estás solo. No seas alguien que no eres. Recuerda que el sentido a la Navidad se lo das tú. Tienes ese poder. Si no quieres, no sigas ningún patrón establecido de celebración. Líbrate de expectativas y vive cómo quieras. Siéntete libre. Vive tu vida, no la que otros quieren que vivas.

Recuerda que, como psicólogo, no tengo las respuestas a todas tus preguntas. Lo que sí puedo hacer es cambiarte esas preguntas para que puedas obtener aquellas respuestas que más te ayuden a resolver tus problemas. Tomar decisiones da miedo, mucho. Pero es necesario entender que toda maratón comienza con un simple paso…

No nos corresponde a nosotros decidir el tiempo que tenemos, pero si decidir qué hacer con el tiempo que se nos ha dado. La vida pasa tan deprisa que cuando te quieres dar cuenta ese momento ya ha pasado. Si te enredas en tus pensamientos, te lo pierdes. Si anticipas el futuro, la derrochas. Si exprimes el presente, la aprovechas. No pierdas ni un solo minuto con quien no se lo merece, construye tus momentos de felicidad, establece nuevas metas, si una relación de pareja no te hace feliz o te está haciendo daño, déjala. No te lo pongas difícil. La vida es fácil, la complicamos nosotros. Cada mañana al levantarte, dedica un minuto a mirarte al espejo y hazte la siguiente pregunta: Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿qué querría hacer realmente?

Con motivo del Día Internacional de la lucha contra los trastornos de la conducta alimentaria (TCA), quiero dar algo de información en este post. Los TCA se caracterizan por una alteración persistente en la alimentación y el comportamiento que causa un deterioro significativo de la salud física, mental y del funcionamiento psicosocial. Dentro de los TCA se incluyen la anorexia nerviosa, la bulimia y el trastorno por atracón (DSM-5), añadiendo desde mi punto de vista el Síndrome de Ingesta Nocturna y Comer Emocional. Estos trastornos afectan a un 5% de la población, siendo 9 de cada 10 personas afectadas mujeres.

De todos ellos la Anorexia Nerviosa se caracteriza por una restricción de la ingesta energética que conduce a un peso corporal significativamente bajo. Miedo persistente a engordar o ganar peso y alteración en la de percibir el propio peso e imagen corporal, (DSM-5). Hay una serie de factores psicológicos asociados a los TCA como una elevada autoexigencia, perfeccionismo, necesidad extrema de control, baja autoestima, imagen corporal negativa, distorsión del propio cuerpo, inestabilidad familiar y personal, etc. No podemos olvidar la importancia de los factores sociales como precipitantes y mantenedores de los TCA, como el modelo de belleza de extrema delgadez y presión social, un entorno publicitario sin filtro, control o medida. Problemas psicológicos que suelen acompañar son depresión, ansiedad, trastorno límite de la personalidad, etc. Especial importancia tienen problemas médicos como amenorrea, alteraciones del sistema inmunitario e incluso la muerte.

En la prevención de los TCA queda mucho camino por recorrer, pero tiene que implicar una adecuada educación nutricional y sobre hábitos alimentarios saludables, regulación sobre publicidad y modificación de la tremenda presión social que hay sobre el físico de las mujeres, una adecuada autoestima y habilidades sociales, gestión emocional, un correcto estilo educacional en la familia, pruebas de screening en población adolescente en los centros escolares y de salud.

Me suelo lesionar con frecuencia. Mi cuerpo está salpicado de rasguños, cortes, golpes y marcas. Es el resultado de intentar llegar más allá del 100% en cada entrenamiento (fuerza, artes marciales, cardio funcional…). Pero las heridas en la piel dejan marca, después se van. No es necesario hacer nada más que unos cuidados básicos, y curarán. Son las heridas emocionales las que dejan huella, las que no sanan, heridas que el mero paso del tiempo no puede enmendar, aquellas que hieren muy dentro, que dejan cicatriz. Cicatriz que duele cuando suena una canción que creías olvidada. Cicatriz que protesta cuando recorres ciertos lugares. Cicatriz que se abre cuando abandonas el presente para enredarte en pensamientos del pasado. Fragmentos que quedan dentro, esquirlas emocionales que te impiden llevar una vida plena. Como esa mochila de la que tanto cuesta desprenderse, aún sabiendo que es un lastre. ¿Quieres que deje de doler? Perfecto. Primero acepta que forma parte de ti. Entonces llora, grita, patalea, golpea (un cojín)… Deja salir esas emociones que tanto tiempo llevan apresadas. Mira hacia atrás y visualiza como esa mochila va quedando atrás. Cuando lo hayas hecho, intenta hacer una lista con lo que te enseñó esa experiencia, ¿Qué he aprendido de eso que me sucedió? Ahora, hazte dueño de tus pensamientos, de tus emociones y de tu comportamiento y construye nuevos recuerdos emocionales tan bonitos, tan intensos, tan maravillosos, que no eliminen esa cicatriz, pero que hagan que seas capaz de mirarla sin dolor.

Violencia genero Valladolid

Quién bien te quiere te hará llorar, dicen. Rotundamente falso. La persona que te quiere te hace feliz. Punto. En las relaciones de pareja no existe otra opción, no pueden existir los grises. O te quiere, pero de verdad, o no te quiere. Huye del mito del amor romántico, aléjate de la chorrada de la media naranja. Casi el 11% de las víctimas de violencia de género en España son menores de 18 años, y la cifra continua aumentando. Y la violencia no solo es física, puede ser sexual o psicológica, mediante conductas como humillación, indiferencia, control, aislamiento, insultos, chantajes, exigir que le enseñes el móvil, obligarte a mantener relaciones sexuales, etc.

¿No pasas mucho tiempo con ese amigo tuyo?, ¿dónde estás?, ¿con quién vas?, envíame una foto para ver el ambiente, ¿te están mirando mucho?, ¿pero cómo sales con tanto escote?, ¿y esa falda no es muy corta?, ¿pero no ves que vas provocando?, ¿cómo no lo vas a hacer si de verdad dices que me quieres? Venga tonta, déjate…, si lo hago porque te quiero, ¿y ese quién es?, no me gusta que hables con ese amigo tuyo, ¿cómo me vas a dejar por esto? si el amor puede con todo…

Recuerda que si no hay buen trato, hay maltrato. A la primera muestra de este tipo de comportamientos, sal de ahí, déjale o pide ayuda a tus amigas, familiares o profesionales de la salud y fuerzas y cuerpos de seguridad de Estado. Llama al 016.

La vida está llena de momentos únicos. Irrepetibles. Instantes de estos que, si parpadeas más de lo necesario, se terminan. El momento en el que aparece alguien que dispara el 100% de tu atención. Porque sin que seas consciente ello, algo ha sucedido. A pesar de que esa persona se ha grabado en tu memoria con cincel, es un momento que ya ha pasado. Ya lo has vivido. No volverá. Recuerda esto… Porque habrá más instantes. El instante en el que quedáis para salir juntos. La indecisión del qué me pongo. Eso nervios, vívelos por favor, que son parte de tu presente. Sentados enfrente, existen miradas que cuando se cruzan poseen más belleza que una aurora boreal. La primera vez que le haces reír. Ese instante en el que se rompe la distancia interpersonal, ese lugar al que juraste que nadie volvería a hacer una incursión desde esa última vez. Porque asúmelo, que te hayan roto el corazón varias veces no puede hacer que renuncies al amor, no vas a poder. ¿Y ahora? Susurros, roces, miradas, tocarse el pelo, intentar ver una señal, la mirada que se desvía a unos labios urgentes, ¿cómo van a caber tantos besos en una canción? La vida en cada uno de los besos. No pensar. Ese es el camino del amor. Después la pasión, las prisas, el maldito calcetín que no sale, la risa, paramos, nos miramos, nos dejamos hacer, sentimos, nos unimos, las caricias, los abrazos, los despueses, la noche en vela aromatizada. Amanece, por eso tienes que vivir cada momento al máximo, porque ya no es ayer, sino mañana. Porque hay instantes que tienen más valor que toda una vida. Y todos estos momentos se perderán, como lágrimas en la lluvia.

Lágrimas en la Lluvia
Ansiedad Valladolid

Imagina a una persona que estuviese unida a un monstruo por una cuerda y con un foso entre ambos. Mientras el monstruo está tranquilo, dormido, tumbado, esa persona no puede verlo, pero en cuanto se despierta se hace insoportable, insufrible, esa persona tira de la cuerda para conseguir tirar al monstruo al foso. A veces parece que se calma al tirar de la cuerda, pero lo que ocurre a la larga es que cuanto más tira esa persona, más próxima está del filo del foso y, por el contrario, más grande, fuerte y amenazante está haciéndose el monstruo. Así la situación es que esa persona tiene que estar pendiente constantemente de si el monstruo se levanta para tirar de la cuerda y, además, cuando ella tira el monstruo también lo hace, lo que a veces lleva a que ella esté al borde del abismo. Y mientras, su vida se limita a estar pendiente de la cuerda. A esa persona le gustaría no estar atado al monstruo, pero eso no es algo que pueda cambiarse, de manera que se plantea qué puede hacer basado en su experiencia. Una posibilidad para hacer su vida es soltar la cuerda y ver al monstruo. Otra que su vida se limite a estar pendiente de la cuerda.

Podemos entender que el problema no es el monstruo en sí, ni la cuerda (ansiedad, angustia, problemas…), sino que le estamos concediendo demasiados recursos y protagonismo, queremos vencerlo. Y este precio que estamos pagando es la vida misma. Porque mientras luchamos contra el monstruo nos estamos perdiendo todo lo demás. Estamos dejando de hacer cosas que eran importantes y dejando de lado los valores que creíamos tener. ¿Cuánto tiempo pasas en tú vida luchando para controlar las emociones, el malestar, la ansiedad, los recuerdos, etc?, ¿y para qué te ha servido? Suelta la cuerda y dale la espalda al monstruo. Mira hacia la dirección contraria, seguirá dando guerra, sí, pero pon tu atención orientada hacia esos valores que te hacen ser quién eres y te proporcionan una adecuada salud mental y felicidad… Y, poco a poco, el monstruo se irá haciendo más pequeño. Además, si algo te da miedo, hazlo con miedo. Pregúntate: ¿qué es lo verdaderamente importante en mi vida?, ¿cuánto tiempo le dedico realmente? Ahora que sea coherente

Habitualmente, me preguntan “qué puedo hacer para ser feliz” o “qué crees que necesito para lograrlo”. La clave de la felicidad no es tener, sino estar. Lo verdaderamente importante reside en ser capaz de disfrutar de lo cotidiano. En entender que no es lo que te falta, es lo que tienes. En ser consciente de que no es lo que necesitas, si no lo que quieres en cada momento.

Sin embargo, las personas somos especialistas en estar en todos los lugares menos en el presente. Nos pasamos la vida anclados al pasado, lo que nos genera tristeza, o anticipando lo malo que podría suceder, lo que nos genera angustia. Entiende que el pasado ya no se puede modificar, y el futuro es incierto y desconocido. Realmente todo lo que depende de ti se encuentra hoy, aquí y ahora, pues el ayer y el mañana no existen. Aparca tu nave espacial del lugar y el tiempo, y prueba a vivir en este preciso momento. Quizás así empieces a vislumbrar lo que realmente es la felicidad.

Como ser feliz

Si dos personas se aman, pueden discutir, pero no debe pelear. No somos idénticos, entiende que tu pareja está a tu lado porque es otra persona, con otra historia, unos antecedentes y un aprendizaje detrás. Si estás al lado de alguien a quien amas y que te ama, tu pareja será tu mejor espejo. Tu pareja te ve como no eres capaz de verte, así que puedes encontrarte en su mirada. Puedes mirarte las manos, de un lado y del otro, etc, pero, ¿sabes qué? lo que hace que tú seas tú y que te define es tu cara, básicamente. Pero ese rostro nunca los viste directamente, con tus propios ojos. Necesitas un espejo, una cámara. Nunca viste quién eres de esta manera. Y jamás podrás hacerlo. Para verte necesitas a alguien que refleje tu imagen. Hay aspectos de tu persona, de tu forma de ser, que nunca vas a poder ver. Solo quién te conozca las va a poder ver. Y cuanto más fiel sea el espejo más va a reflejar estas cosas.

Si estoy en pareja con una persona es porque ha de ser un buen espejo. Nunca estaré si el espejo es distorsionado, la pareja no puede evolucionar. El amor hace que ese espejo se vuelva transparente. En una discusión, la otra persona puede estar viendo cosas que yo no soy capaz de ver. La pregunta es, en una pareja que discute, ¿quién tiene que ceder? El que sabe que tiene la razón. Porque sabe que hay algo que el otro no está viendo. Deja a un lado la vanidad y acepta la humildad. No quieras tener poder. Si quiero ponerme por encima de tí estoy pisoteando el amor que te tengo. Es un vínculo apoyado en el respeto, en la libertad del otro. Libertad es capacidad de elegir. Es condición para que una pareja funcione. Si quiero restringir tu libertad por miedo a perderte, no es amor. El amor es la decisión de trabajar activamente por la libertad de otra persona para que pueda elegir que hace con su vida aunque no me incluya. Los celos no forman parte del amor, forman parte de mis propias inseguridades. Los celos matarán la relación. Si decide elegir a otra persona que la va a hacer feliz y realmente la amas, ayúdala a ser feliz en su elección. El amor verdadero es la alegría que te da la existencia del otro.

Extraído de Jorge Bucay.

Existe una vieja historia sobre un famoso artista que dibujó un apresurado esquema en una servilleta de papel de un restaurante y lo vendió por diez mil dólares. Alguien le preguntó cómo podía justificar cobrar miles de dólares por un trabajo que le llevó pocos minutos, y el artista respondió: “Detrás de este dibujo reposan veinte años de esfuerzo diario que me ha llevado hasta donde estoy hoy. ¿No es un precio justo por veinte años de esfuerzo?”

Hoy, en la era de las prisas y la inmediatez, queremos resultados inmediatos, el éxito instantáneo, las ganancias en una sola noche. No obstante, si tienes una actitud solo a corto plazo jamás conseguirás el éxito a largo plazo. Focaliza el viaje, no el destino. Disfruta de lo que haces, con pasión. La mayoría se centran solo en el resultado final y se pierden todo el viaje. Este viaje es, muchas veces, más importante que el destino. No pongas excusas hoy y te levantes mañana quejándote por lo que podría haber sido y no fue. Sujeta fuerte el momento. Actúa hoy. Actúa ahora. Avanza confiada y resueltamente hacia las metas que deseas. Si no das un primer paso, no puedes ganar la carrera. Si pones excusas y no entras en la carrera, pierdes todas las oportunidades de realizar algo. Una persona que está constantemente poniendo excusas ha fracasado antes de intentarlo.

Dijo William Lyon Phelps, escritor norteamericano, que el miedo a la vida es la enfermedad favorita del siglo veinte. ¿Eres lo que dices o eres lo que haces? Decide. Ya lo sugirió Sir Winston Churchill: “nunca debéis hacer una promesa que no realicéis”.

Modificación de conducta Valladolid

La manera en la que funciona es la siguiente. Imagina una gran playa de arena blanca. En su orilla, constantemente están rompiendo olas de todos los tamaños. Algunas de ellas son pequeñas, y dan ganas de bañarse para jugar con ellas. Otras, por el contrario, son muy grandes y de aspecto amenazante. Sin embargo, cuando llegan a la orilla, todas ellas acaban por desaparecer sin provocar daño. Ahora imagina que alguien decidiera luchar contra las olas. No tendría mucho sentido, ¿verdad? Al fin y al cabo, el agua no puede causar ningún daño a la playa. Lo único que conseguiría esa persona sería cansarse y sentirse frustrada.

Pues bien, en esta metáfora la playa es una representación de ti mismo. Al igual que ella, puedes resistir prácticamente cualquier cosa que te ocurra. Las olas, que representan a tus pensamientos y emociones, no pueden hacerte daño. Es cierto que algunas de las olas que rompan en la playa darán mucho miedo. Puede que te hagan sentir mal momentáneamente. Incluso, puede parecer que nunca van a irse. Sin embargo, al final, todas ellas acabarán disolviéndose en la arena.

Metáfora de las olas en la playa, Wilson y Soriano, Terapia de Aceptación y Compromiso.

La vida es aprender. Y descubrir cosas nuevas. Emocionarte con un libro. Desafinar a gritos con tu canción favorita. Enamorarte y darte la hostia después. Sonreir a un desconocido, los buenos días por delante y un gracias por detrás. La puesta de sol en la costa de Cádiz, y en Finisterre, y qué carajo, en cualquier lugar que huela a mar. Poner los cinco sentidos en cada pequeño sorbo de esta tragicomedia que llamamos existencia. Empujarte en un concierto. Comer una raja de sandía con las manos. Dar vueltas hasta marearte. Jugar, como un niño. Viajar, volar, correr, brincar. La llamada que no esperabas. Una ducha después de hacer deporte. Comer, de todo. Silbar esa melodía que se te ha metido en la cabeza. Soltar esa gran carga. Elegir quedarte con lo bueno para poder asumir lo malo. Cerrar los ojos y volver a disfrutar de ese recuerdo. Un estornudo, muchos orgasmos. El gol de Iniesta. El olor a libro. El sabor de un beso. Las miradas cómplices. Los amantes pasajeros. El arrepentimiento del día después. Los amores duraderos. Soltar las manos en la montaña rusa. Arriesgarse. El nórdico en invierno. Un helado en verano. Pisar las hojas en otoño. Aires de primavera. Reirte sola por la calle, a carcajadas, y que miren. Una piedra contra un estanque en calma. Disfruta. Date la orden de ser feliz.

Si te ha gustado este artículo, te animo a que lo compartas en redes sociales. Puedes ver más artículos y reflexiones en mi cuenta de Instagram. Recordarte también que si no eres feliz, no eres capaz de hacer aquellas cosas que consideras que son vitales para ti o hay aspectos que te están haciendo sufrir, en David Gómez – Psicólogo en Valladolid puedo ayudarte, con el menor número de sesiones posible, a resolver los problemas por los que acudes a consulta, a gestionar tus pensamientos, emociones, conductas y a que puedas volver a llevar una vida plena y feliz. Soy psicólogo especializado y podré darte las mejores herramientas que necesitas y que se ajusten a tu problemática. ¡Te espero!

Consulta de psicología presencial en Valladolid, atención psicológica online y asistencia domiciliaria.

Psicología infanto-juvenil, adultos y tercera edad.

Sexología y Terapia de Pareja.

Deja tu comentario

Centro de preferencias de privacidad

Estrictamente necesarias

Cookies necesarias para el correcto funcionamiento de nuestra web. Por ejemplo, necesitamos que unas cookies estrictamente necesarias estén habilitadas con el objetivo de guardar tus preferencias sobre el uso de cookies. Si deshabilitas esta cookie, no podremos guardar tus preferencias. Esto quiere decir que cada vez que visites nuestra web, tendrás que volver a habilitar o deshabilitar las cookies otra vez.

wordpress_test_cookie, 1J_JAR, gdpr[allowed_cookies], gdpr[consent_types]

Advertising

Estadísticas y análisis

Cookies de análisis de terceros. Estas cookies son generadas por Google Analytics. Google almacena la informacion recogida por las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos, cumpliendo con la legislación Europea en cuanto a protección de datos personales y se compromete a no compartirla con terceros, excepto cuando la ley le obligue a ello o sea necesario para el funcionamiento del sistema. Google no asocia su direccion IP con ninguna otra información que tenga.

_ga, _gid, _gat

Other